viernes, 31 de diciembre de 2010

FELIZ AÑO BUENO

¿Sabeis eso de: "Cómprate un duro de bosque y piérdete"?


Gustav Klimt, Pine Forest, 1901

El 2011 es el Año Internacional de los Bosques.
Una pena que ya no haya uno para cada uno para perderse dentro.

jueves, 30 de diciembre de 2010

La realidad es abstracta


Mark Rothko (1903-1970)


Foto: Eduardo Seligmann

Mi sobrina Paula nos preguntó un día: ¿por qué el cielo es azul?, creo que todos los niños lo preguntan tarde o temprano.
El cielo es azul por la interacción de la luz del sol con la atmósfera.
El color es una percepción visual que se genera en el cerebro al interpretar las señales nerviosas que le envían los fotorreceptores de la retina del ojo y que a su vez interpretan y distinguen las distintas longitudes de onda que captan de la parte visible del espectro electromagnético (Wikipedia).
Siempre he sido de letras y no muy perceptiva pero creo que el color del cielo y del resto de las cosas es una ilusión, así que la realidad tal como la percibimos es más bien abstracta.
¿Por qué no dar una oportunidad a la otra manera de ver la realidad?

martes, 28 de diciembre de 2010

FELIZ NACIMIENTO

Hay quien cumple primaveras, yo cumplo navidades, también se puede, pregunten a la Academia.
Es un día que parece que no es para que nazcan mortales corrientes, solo divinidades, pero aquí estoy porque vine al mundo en una fría madrugada navideña hace unos cuantos añitos.
Normalmente inspiro bastante compasión, todo el mundo comenta que es una putada nacer este día pero hace un tiempo que pienso que es mucho más especial, o se acuerda todo el mundo o todo el mundo se olvida.

viernes, 17 de diciembre de 2010

En memoria, Henryk Mikołaj Górecki (1933-2010)

"El sentimiento de lo sublime es un sentimiento mixto. Está compuesto por un sentimiento de pena, que en su más alto grado se expresa como un escalofrío, y por un sentimiento de alegría, que puede llegar hasta el entusiasmo y, si bien no es precisamente placer, las almas refinadas lo prefieren con mucho a cualquier placer"
Johann Christoph Friedrich Schiller, De lo sublime, 1801


jueves, 16 de diciembre de 2010

Happy ending


Foto: B.S.

En muy extrañas ocasiones hay pares que permanecen juntos a pesar de todos los obstáculos.

domingo, 12 de diciembre de 2010

La reina breve

"De lo único que me arrepiento en la vida es de no haber saltado una valla"
Reina María Victoria


Las buenas historias empiezan con una buena cita. He de confesar que era una frase deliciosa para traérmela a El nido y que pensaba usarla para dar rienda suelta a mi maestra, la superficialidad, pero intentando indagar la razón de este pedazo de sabiduría he encontrado a la emisora de la inanidad. La frase no encierra ni hipótesis científica ni filosófica, no tiene gran contenido conceptual e incluso tiene demasiados elementos para ser dadá así que no me servía para epataros.
La señora en cuestión es esta (Wikipedia ha tenido la bondad de dejarnos su retrato).

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/1/17/Maria_del_Pozzo.jpg
Maria Vittoria Carlotta Enrichetta
Giovanna dal Pozzo della Cisterna


La razón por la que no saltaba vallas la pobre es porque toneladas de nobles telas se lo impedían (estas chicas antiguas iban siempre muy tapadas). Fue la Reina Consorte, consorte del breve rey Amadeo de Saboya. No estuvo mucho por aquí, casi solo la debemos la primera guardería infantil de España para los hijos de las lavanderas del río Manzanares.
Eso fue allá por el último cuarto del siglo XIX, una gran empresa por su parte, las guarderías (gratuitas o por lo menos baratas) son hoy difíciles de encontrar, a decir verdad como las buenas vallas de saltar.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Non disturbare

No me gusta molestar, me molesta molestar, diría yo, y además me molesta que haya gente que todo le molesta.
Todos tenemos vecinos, vecinos musicales, vecinos radiófilos (permitidme el palabro), vecinos que despotrican en voz alta, personas, al fin y al cabo…
Yo, sin embargo, tengo un vecino que reúne estas tres características en su sola persona, es uno y trino.
Me molesta molestarle, es casi una divinidad.

Elidir

Voy a hablaros de este signo:

no, no es la coma, aunque habría mucho que decir de ella, todos sabemos lo que es, la reconocemos pero no sabemos dónde ponérnosla, en español no estamos familiarizados con él, por eso no sabemos ni cómo llamarlo.
Mucha gente dice:

apóstrofe.
(Del lat. apostrŏphe, y este del gr. ἀποστροφή)
1. amb. Ret. Figura que consiste en dirigir la palabra con vehemencia en segunda persona a una o varias, presentes o ausentes, vivas o muertas, a seres abstractos o a cosas inanimadas, o en dirigírsela a sí mismo en iguales términos.

es mejor no decirlo porque aparte de ser incorrecto está feo hacerlo.

Nuestro signo se llama:

apóstrofo
.
(Del lat. tardío apostrŏphus, y este del gr. ἀπόστροφος)
1. m. Signo ortográfico que indica la elisión de una letra o cifra.


y está muy de moda entre quienes comen letras; ítalos, galos, anglos varios... y algún que otro personaje que se dedica habitualmente al eclecticismo lingüístico.
El castellano también come letras pero no avisa, es distinto, como nosotros.
Yo declaro públicamente mi envidia hacia esas lenguas que se comen letras y son tan correctas y educadas que tienen un signo para avisar.

viernes, 3 de diciembre de 2010

Solos

Que Copenhague es frío es de dominio público, para muestra, un botón.

Digamos que tiene un paisaje difícil, pero bello, silencioso y sublime.
Es un ambiente azulado en el que pocas palomas se atreven a salir del nido, en el que niños y mayores parecen llevar crisálida en vez de abrigo normal, en el que los parques son pistas de esquí, en el que las copas de los árboles son rectas y las parejas de guantes se separan continuamente.
Es un hecho comprobado que pocas parejas de guantes consiguen estar juntas toda su vida, uno de ellos puede caer al suelo cuando sube al autobús, se han encontrado mitones solos bajo el frío hielo, guantes de piel, guantes de lana, manoplas, da igual su condición, material, precio y color; parece inevitable, se extravían.
¿Dónde van? No lo sabemos ¿Vagarán solos por los vertederos sin volverse a encontrar con su otro?
El continuo hallazgo de guantes solos sobre la nieve sobrecoge el corazón de cualquier paseante.

martes, 30 de noviembre de 2010

Serendipia

Un descubrimiento o un hallazgo afortunado e inesperado. Se puede denominar así también a la casualidad, coincidencia o accidente (Wikipedia).
El término "serendipity" fue acuñado por el señor Horace Walpole, famoso por la novela gótica El castillo de Otranto.

"[…] este descubrimiento es del tipo que yo llamo serendipia, una palabra muy expresiva que voy a intentar explicarle, ya que no tengo nada mejor que hacer: la comprenderá mejor con su origen que con definiciones. Leí en una ocasión un cuentecillo titulado “Los tres príncipes de Seréndip”: en él sus altezas realizaban continuos descubrimientos en sus viajes, descubrimientos por accidente y sagacidad de cosas que en principio no buscaban: por ejemplo, uno de ellos descubría que una mula ciega del ojo derecho recorría últimamente el mismo camino porque la hierba estaba más raída por el lado izquierdo—¿comprende ahora la serendipia?"

Muchos descubrimientos se deben, al parecer, a una serendipia.

lunes, 22 de noviembre de 2010

Un cementerio de pulgas

Mi salón(ín) ha descendido de nivel. No, no es que mi habitación sea high class y el resto ínfimo; es que he descubierto que el salón(ín) –insisto en el tamaño– está un centímetro más bajo que mi alcoba, hablamos de casas viejas, ya se sabe, un buen día se empiezan a arquear, menguan, se parten las caderas. Y bueno, pues una cosa lleva a la otra, se ha abierto una gran falla de seis milímetros bajo el umbral de la puerta, el suelo se abre a mis pies y allí van a morir los bichitos que un día me acompañaron. El mismo día que descubrí el socavón (costumbre madrileña contagiada por el gobernante de la villa) también descubrí mi gran sensibilidad podal solo comparable a aquella plasta que detectaba guisantes bajo los colchones, me notaba más baja al salir de la chambre, hasta casi me mareo y todo por el desnivel.
Por todas las rendijas se cuela la vida, ¿esas pulgas del circo vienen, sin embargo, a morir a mi grieta?

martes, 16 de noviembre de 2010

El que siembra... buena sombra le cobija

Es lo que debemos de pensar quienes al arrojar detritos sobre la madre tierra, lo mismo las cervezas crecen en hermosos árboles color miel.
No te digo nada si riegas con tus orines los contenedores de papel, quizá acabes con la escasez de folios naturales.
La naturaleza es tan sabia que quizá pueda transformar tu basura en vastas plantaciones de plástico alimenticio.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Hommage

Aunque no querais (algunos lectores creen que insisto en la comida) ahí va otro sobre lo mismo.
Hice caso al Gourmet de provincias y lo leí, el libro de Muriel Barbery, Rapsodia Gourmet (Seix-Barral, 2010).
Puede ser que me pase en líneas pero el derecho a la cita me ampara y no os vais a arrepentir.

"Repanchingado en el banco, bajo el tilo, yo despertaba de una siesta voluptuosa, mecido por el canturreo de las hojas y, bajo esa pérgola de miel dulce, mordía el fruto, mordía el tomate.
En ensalada, al horno, en un pisto, en mermelada, asados, rellenos, confitados, cherry, gordos y blandos, verdes y ácidos, acompañados de aceite de oliva, de sal gorda, con vino, azúcar, guindilla, triturados, pelados, en salsa, en compota, en espuma, en sorbete incluso: creía conocerlos a fondo y, en más de una ocasión, haber descubierto su secreto, al capricho de las crónicas que me habían inspirado los menús de los más grandes."

"El tomate, sin embargo, lo conocía desde siempre, desde el huerto de la tía Marthe, desde el verano que alimenta la pequeña excrecencia enclenque con un sol cada vez más ardiente, desde la raja que abrían mis dientes para rociarme la lengua con un jugo pleno, tibio, rico, cuya generosidad esencial mitigan el frescor de las neveras, la afrenta de los vinagres y la falsa nobleza del aceite. Azúcar, agua, fruto, pulpa, ¿líquido o sólido? El tomate crudo, devorado en el huerto, recién cogido, es el cuerno de la abundancia de las sensaciones simples, una cascada que se dispersa en la boca y reúne en ella todos los placeres. La resistencia de la piel tersa, sólo un poco, lo justo nada más, la blandura de los tejidos, la suavidad de ese néctar, con sus pepitas, que resbala por la comisura de los labios y uno se limpia sin temor de mancharse los dedos, esa bolita carnosa que vierte en nosotros torrentes de naturaleza: eso es el tomate, toda una aventura."

Y aquí lo tenéis.


(Foto: David Rodríguez)

martes, 9 de noviembre de 2010

Dilo en pasiva,

escribe una sigla y, si puedes, dame un gerundio. Así es como anda últimamente lo que viene siendo el mundo del lenguaje, ojo, que hablo del escrito, del otro mejor ni hablo porque a lo mejor no sé hacerlo, digo hablarlo.
Me refiero a las fuentes escritas, a esas a las que acudes cuando no sabes algo, esos libros de plomo (por pesados, en los dos sentidos), por ejemplo el "tumbaburros" que tenía mi abuelo, si había que ir a buscarlo a la biblioteca no había duda, era un tocho "hermocho" que casi siempre estaba en la última balda y que si tenía la osadía de caerse no solo te tumbaría a ti, burro, sino que podría traspasar los suelos hasta llegar al sótano y/u al infierno después (que es el lugar habitual para situar el infierno, claro que esto es cosa de cada uno, porque lo del infierno es dependiendo de la persona humana, lo mismo vas al infierno y tenías en vida miedo a las alturas, entonces es mucho más mejor pensar en lugares elevados como infiernos personales).
Pues resulta que a eso me dedico, un corrector, hoy día, lucha con estos tres pilares del mal escribir, esos tres infiernos: la voz pasiva; la sigla o acrónimo (mucho mejor si ni siquiera sale ni una vocal del amecido, parecerá un idioma desconocido en el planeta, al menos en el que vives) y, por último, el gerundio. Son tres ingredientes esenciales para pensar, cuando lees, que no te hablan a ti, que estás delante de la fuente, sino a un primo tuyo de Wisconsin.
Curiosamente parece castellano pero, hacedme caso, no lo es.

domingo, 7 de noviembre de 2010

Arroz de milagro

También llamado "Qué suerte que me ha salido esto con una zanahoria, tomate seco, brocoli y un poco de jamón" o "De cómo cocinar algo rico incluso de mudanza".
Es de milagro porque pudo haberse quedado en un rehogo de verduras simplón.
Atentos al escenario en el que se produjo el milagro, entre cajas de cartón y sobre mesa de jaula de fruta aquí en mi nuevo pesebrín.

sábado, 30 de octubre de 2010

Cleopatra pop

Esta es mi primera noche en mi nueva casa, en este momento naufrago entre un montón de cajas y aperos diversos, forgendros y sinapismos. Hace una hora aprox decidí darme un bañito, como recompensa por un día de mudanza tan agotador, en plan Cleopatra, cual fue mi sorpresa que al abrir el grifo empezó a verter un líquido naranja nada apetecible ni fresco, preferí cambiar de opción de relax ya que bañarme en Mirinda no creo que sea nada limpio.
Espero que sea una broma de Haloween de este mi nuevo barrio tan pop.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Pequeño lugar especial



"Soy más de verbo que de sustantivo"

La frase no es mía, lo siento, por mí, más que nada, es como si fuera mía. Sé que encierra una gran filosofía en su interior, porque en el exterior no soy capaz de verla. Según parece ha salido de la boquita de una de esas mujeres ricas de un programa de televisión, hasta esta noche no se verá el significado del concepto pero a mí me ha dado pie para fantasear, que es lo que a mí me gusta.
Yo en realidad soy más de verduras que de carne, más de jamón que de cecina, más de algodón que de polyester si me dan a elegir... sujeto-verbo-complementos porque si no parece que hablas en indio.

martes, 19 de octubre de 2010

No me da miedo el color

Ayer el amarillo entró en mi vida y me lo puse en el cuello. El verde es el azul con un poquito de ayuda. Una gorra roja siempre a juego con los zapatos.
Hace tiempo que pienso que al naranja le va el fucsia y que si estás de verdad contenta te pones un vestido negro.

El arte no es lo que era



Todavía hay esperanza, todavía puedo esperar que al entrar en un museo una emoción sin precedentes me estruje por dentro hasta hacerme soltar una gran sonrisa, todavía pueden sorprenderme, todavía puedo decirles a todos los inmovilistas, a todos los que tienen la osadía de imponer un canon, que la belleza no es una sola, que no tiene un solo estilo, que no es figurativa o abstracta, que no se acaba, que no ha muerto.
Últimamente he aprendido algo más de esa emoción ante la belleza –podéis encontrar algunos ejemplos en la portada de El nido–.
Escogí estas dos imágenes de Os gemeos porque no sé qué habría sido de mí si esa tarde en Belém si no me hubiese topado con estas paredes.

sábado, 9 de octubre de 2010

Agua


Podría ser este el inicio de una serie acerca de letras bellas de otros alfabetos. Es probable que algún lector chovinista en exceso crea que debo empezar por nuestra eñe (esa ene con peineta), pero ya mucha gente habla de ella a menudo.
Comienzo por esta que en los tres países escandinavos está en relación con algún curso de agua e incluso puede ser "isla". La letra por sí misma ya tiene significado, es hermoso y muy económico, la verdad; vamos, lo que viene siendo un grafema. Pero es que además puede ser un nombre propio y para colmo también es la interjección "Oh". Se pronuncia como una a, o, y sin embargo en francés tenemos que usar tres letras para que suene lo mismo.

lunes, 4 de octubre de 2010

Si está frito mucho mejor

Mi hermana me dijo un día: "fríe un melocotón y ya verás".
Para ser feliz de verdad hay que freír fruta, la nevera a veces esconde piezas que si las miras muy de cerca las tirarías a la basura pero todavía tienen mucho que ofrecer, se han quedado allí solitas, detrás de esas uvas de las que te encaprichaste en la tienda cara hay un melocotón y dos ciruelas rojas arrugadas. Hay que echarlas a la sartén, así un poco mal cortadas, y con su piel, con una nuez de mantequilla y observarlas de cerca, se van caramelizando por su cuenta. El punto final lo da un poco de yogur.
Y la fruta frita llegó a mi menú diario. Y como dice la canción de Sabina, "apenas llegó se instaló para siempe en mi vida".

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Trampantojo


Propongo un acertijo, hay una de las obras que obviamente es actual pero ¿y las otras dos? Una es una fotografía, ¿cuál es la técnica de las otras dos?


(Fotografía: David Rodríguez)


Austeridad, fondo sobrio que realza el volumen y gran dramatismo en las luces hacen a estas imágenes conceptualmente similares.
Sánchez Cotán es el maestro barroco del bodegón, de gran simplicidad y concreción, transmite un concepto claro y directo.
Sin más aditivos, tres bodegones o lo bello y lo simple.

En huelga

No traiciono el subtítulo de este espacio de escritura si hablo de un tema actual.
Cuando he empezado a escribir el post este tornaba en panfleto, así que he decidido reescribirlo, allá cuidados.
Llevo un año en huelga, porque no, no se llama paro, la primera acepción de la entrada huelga en el DRAE es esta: Espacio de tiempo en que alguien está sin trabajar. Ay, el humano, siempre deformando el lenguaje, pero además fijaos.
huelga2.
(Del celta hisp. *ŏlga; cf. galo ŏlca).
1. f. Terreno de cultivo especialmente fértil.

(Atención al numerito adosado a la palabra, que nadie se llame a engaños.)
Me gustan las segundas oportunidades, a veces las del diccionario te abren una puerta desconocida.
Ahora que la jornada ya casi ha concluido, ahí va una huelga.

(Fotografía: David Rodríguez)

martes, 28 de septiembre de 2010

El necio de la familia

En todas las familias hay uno que es el "terco", también puede ser una pero en mi hogar ha resultado ser este que veis en pantalla, espinoso, carnoso, feo y necio. Reivindico ante todo la diferencia y la originalidad (y hablo desde la experiencia), este sin duda es un cactus que ha evolucionado bastante mal, es el freak de mi piccolo giardino, ya os he hablado de él en el pasado. También os he hablado de cómo ha decidido aferrarse a la vida, haremos un pequeño repaso, esa protuberancia "moñosa" completamente seca estaba viva y gozaba de un saludable color rojo, decidió tener un hijo –también le llamo "mini yo"– del cual brotan incansablemente unas raicillas que intentan hundirse en la dura madera. No admite un no, no quiere darse por vencido, es feo y está dispuesto a quedarse, y yo quiero ver hasta dónde es capaz de llegar, le voy a apoyar en su andadura, por perseverante, hala, creo que es más bello ahora en su nueva forma, no es como los demás.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Nidos

Hasta hace unos meses vivía de las palabras, bueno de una cantidad ingente de ellas que forman frases, que forman párrafos, que forman páginas, que forman libros. (Es posible que vuelva a dedicarme ello, deseo seguir cultivando mi segunda afición, que es comer.)
Las palabras nos permiten definir y concretar. Cuando escoges la justa es como cuando un zapato es cómodo de verdad. No os he hablado todavía (creo que ahora nos tuteamos, ¿no?) del porqué del título de este blog. Esta es la entrada del DRAE. Me quedo con las tres definiciones en rojo, son las justas que pueden definir este ejercicio de escritura.
nido.
(Del lat. nidus).
1. m. Especie de lecho que forman las aves con hierbas, pajas, plumas u otros materiales blandos, para poner sus huevos y criar los pollos. Unas utilizan con tal fin los agujeros de las peñas, ribazos, troncos o edificios; otras lo construyen de ramas, o de barro, o de sustancias gelatinosas, dándole forma cóncava, y lo suspenden de los árboles o lo asientan en ellos, en las rocas o en las paredes, y algunas prefieren el suelo sin otro abrigo que la hierba y la tierra.
2. m. Cavidad, agujero o conjunto de celdillas donde procrean diversos animales.
3. m. Lugar donde ponen las aves.
4. m. Sitio donde se acude con frecuencia.
5. m. En los hospitales y maternidades, lugar donde están los recién nacidos.
6. m. Lugar originario de ciertas cosas inmateriales. Nido de herejías, de discordias, de difamaciones.
7. m. Principio o fundamento de algo.
8. m. Casa, patria o habitación de alguien.
9. m. Lugar donde se juntan personas, animales o cosas despreciables.

Comer, comer





Así comenzaba un anuncio publicitario de comida para bebés. Ya he crecido y decido que quiero comer, comer me gusta a mí, lo hago bien.
Lo malo es que no como todo lo que veo, eso no. De tanto entrenar pues cada vez es más difícil que tus papilas se sorprendan. Una aspirante a esnob como yo, por Dior!, no se puede conformar con una vulgar lechuga iceberg –es la quintaesencia de lo sinsustancia, como si mascases agua–.
Si no puedes sacar el sabor que deseas es mejor que ni lo intentes. Se ve que me ha dado la tontuna pero hay que ser fiel a la esencia del blog, tiene que ver con que aunque se empeñen en que seamos estándar, debemos intentar destacar, no diluirnos ni acatar sin más. Una vez que una Hoja de roble entre en tu ensalada no querrás nada menos especial, nada menos extraordinario.
Ilustro este textito con unos platillos que hacen mi día más sabroso: carne picada de guardería, importante ponerle verduritas y que esté jugosa, se come con cuchara, de lo más sentimental; ensalada de pollo con rúcula y tomate confitado; arroz con verduras y un toque de parmesano; salmón en papillote con un poco de mayonesa a la que añadimos un poco de mostaza y unas alcaparras.

domingo, 5 de septiembre de 2010

Los niños no se pintan las uñas

Hay frases sencillas que se lanzan así, hala, sin pensar.
El otro día estaba en la piscina, entre canción y canción de mi ipod escuché esta perla. Me quedé de estuco pintao, vamos impresioná. Qué dañito me hizo.
¡Por Dior! Madre no hay más que una... deberíamos tener más, así comparábamos y hacíamos media.
El sujeto coartado tan solo se eleva, el probe, 50 cm del suelo, su hermana había decidido, con buen criterio, que si quería divertirse, debía jugar con su hermano pequeño, se pintó como una puerta e hizo lo propio con su ferviente compañero de juegos.
La madre le mira horrorizada y le dice: "Los niños no se pintan las uñas".
...
Pues cómo que no, y por qué. ¿Que pretendes decirme mamá? Ella se ha puesto horrenda pero no le dices nada, las chicas se maquillan, los chicos no, he oído que eso es educación sexista, no es políticamente correcto, no deberías inculcarme valores que me lleven a ser intolerante cuando sea mayor, quiero ser una persona de mente abierta y encima esto es divertido. Y qué pasa si decido pasear mi camión en la sillita, ¿no estoy desarrollando mi rol masculino?

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Tú tranquila, que esto abre

Hoy es 1 de septiembre, me uno a esa gran masa proletaria que hoy ha amanecido nublada.
Y es que empieza la segunda parte del año, la secuela, ya sabemos que segundas partes nunca fueron buenas: se te va quitando el moreno, la cara se te va poniendo cada vez más pálida hasta que te paran por la calle y te preguntan cómo te sientes, y viene eso de "no te encuentras bien, la verdad es que tienes mala cara", ¿quién les ha pedido que sean sinceros?; es la secuela porque la cosa a partir de ahora decae, como en el cine, el argumento ya está más que resuelto, la historia continúa pero con pocas novedades, casi no hay personajes nuevos, el presupuesto es menor.
Y todo esto del síndrome es porque tenemos que volver al rodaje, con un director que no te gusta, el guión no consigues creérelo, tus compañeros de reparto te envidian y la música no consigue crear buen ambiente.
No todo es malo, sabed que esto abre, y si no hoy sale el nuevo catálogo del Ikea, imprescindible en cualquier hogar que quiera sobrellevar la secuela. Y no olvidemos a Facebook, ese lugar en el que todo el mundo puede llegar a estar igual de depre que tú y además te lo cuenta.

viernes, 27 de agosto de 2010

Yo me subí a un pino verde

Trepé por su largo tronco, se dobló a mi paso, como saludándome y, agarradita a sus ramas, me empujó a mi otro lado y me sacó de mis casillas, y me metió en la madriguera del conejo, y me enseñó lo que es bueno, después me posó suavemente de nuevo en el suelo arenoso.
Espero que la próxima vez me quiera llevar allá donde tu vayas porque en esta ocasión solo me ha acompañado hasta la puerta.

miércoles, 25 de agosto de 2010

Más chicas de espaldas







Le violon d’Ingres, Man Ray
Venus del espejo, Velázquez
Ofelia, Carmela García
La bañista de Valpinçon, Ingres
Mary Cassatt at the Louvre, Degas
Mujer asomada a la ventana, Friedrich

martes, 24 de agosto de 2010

Hammershøi








En febrero viajé a Copenhague, conocí a Vilhelm Hammershøi. En realidad no le conozco todavía, me lo presentaron en la Gliptoteca Carlsberg y no he podido olvidarle. El segundo encuentro fue en la Galería Nacional, sabía que me encontraría con él allí y no quise perder la ocasión de volver a verle.
No suelo hablar de mis experiencias estéticas, como decíamos cuando estudiábamos, pero quizá este danés ha sido la gota que colmó.
La gente nos pregunta a los que hemos estudiado Historia del arte sobre nuestros artistas favoritos, en un intento de aparentar más inteligencia de la que se tiene en realidad se suele contestar que no se tienen favoritos, el arte es uno y es difícil decantarse por una u otra forma de expresarlo. Con el tiempo he descubierto, en mi caso, que nadie se ofenda, que es cierto, hay un arte, varios artistas, lo que sí es favorita es esa forma de expresar. En latín vulgar "ese cuadro no me dice nada".
Hay varias cosas que me atraen de Vilhelm, permitidme la confianza. Parece disimular que está ensayando continuamente para una obra inmensa que sí le hubiese hecho ingresar en la gran Historia del arte, en el canon, vaya mierda. Es un outsider, un marginado, luego está esa figura repetida, de espaldas, y encima pinta vistas y ni siquiera plasma las fachadas principales.
No encaja, qué interesante.
Hay un misterio, como estar dentro de un sueño, a mí sí me dice.
Para saber más, ver el documental (BBC) que le dedicó Michael Palin.

¿Diógenes emocional?

Sí, Jana, acaparo emociones ¿inservibles? pero es hora de sacar la basura.


Mi hermana dice que de dónde procede esta última afición mía por el cascajal, yo digo que detrás de esta fachada a punto de derrumbarse hay vida queriendo escapar.
Y por otro lado, la ruina y la naturaleza abriéndose paso, un concepto romántico.

sábado, 21 de agosto de 2010

"Se cogen puntos de medias"

Hay quien se separa de su pareja en vacaciones, no voy a dar cifras porque da lo mismo, lo dejaremos en mogollón, o sea, mogollón de parejas se separan en vacaciones. Eso de "el roce hace el cariño" es una de esas mentiras que hay quien se ha creído, es más bien "uf, que me tocas". El caso es que podría considerarse que este periodo idílico es el test para ver si quieres volver a rozar, si quiera, al que hasta junio adorabas.
Este preámbulo es para anunciar que mi roommate –queda siempre mejor reducir a una palabra una expresión incómoda–, o sea mi compañera de piso, ha decidido lo contrario, vivir en pareja, hay que ver, y esto solo nos puede llevar a la ruina a ambas; a ella porque rozarse con determinadas personas lo único que produce es rozadura (quizá el mejor regalo en estos casos es uno de esos stick anti-fricción) y a mí porque pierdo algo parecido a un hogar y he de buscar casa.
Me hallo pues en ese círculo sin fin en el que se ven envueltas muchas personas como yo, esos excluídos de la sociedad, los treintañeros solteros sin trabajo; no tengo nómina luego no tengo piso y no voy a tener piso porque lo de la nómina va a pasar a la historia y así hasta el desasosiego total o hasta que alguna especie humana de esas llamadas "propietarios" te alquile un agujero, oscuro, bien pequeñito –es imposible que pierdas cosas allí porque todo te queda a la vista– que se parecerá al garito donde antaño encontrábamos un cartel que rezaba "Se cogen puntos de medias" y que se llevará prácticamente todo tu sueldo, y además no podrás tener muchas medias porque no te cabrán y encima nadie ya coge puntos y tendrás que tirarlas.

martes, 17 de agosto de 2010

Cine, cine, cine... más cine por favor

Veo cine desde que tengo recuerdo, me alimento de ello, no puedo vivir sin historias.
Me gusta ir sola al cine, la verdad es creo que me gusta más sola que acompañada.
Yo siempre tengo que sentarme muy adelante, así la pantalla es toda mía. Si voy con gente dejo que ellos decidan, nunca he sido radical del todo. Pero yo necesito entrar en la historia así que la tercera fila es ideal para mí, es la fila de detrás de los raros, de los que ven mal de lejos, de los muy bajitos y de los que creen que alguien con el pelo muy rizado se va a sentar delante de ellos y no les va a dejar leer los subtítulos.
Me escondo en mi tercera fila, en cuanto se apaga la luz hasta me descalzo si puedo y me acurruco en la butaca, me hago invisible en la sala, es como si al tener solo contacto con la butaca y no pisar el suelo pudiese despegar más fácilmente; también me pasa con la lectura, debo estar aislada o incluso en movimiento para transportarme mejor, volar mejor. Últimamente, si me canso, me apoyo en la butaca de al lado, me recuesto y es mas cómodo; lo sé, es exagerado y sobreactuado.
Y cuando salgo del cine casi nunca comento las películas (antes escribía pequeñas críticas en pequeños cuadernitos), es que quiero seguir un rato en ensoñación y recordando todas las sensaciones.

viernes, 13 de agosto de 2010

"Algunas veces he creído hasta seis cosas imposibles antes del desayuno"
La Reina blanca. Alicia a través del espejo

miércoles, 11 de agosto de 2010

Pensamientos

Mi antigua habitación en León es muy grande y luminosa. Hay espacio para pasear y jugar. Y hay libros, muchos libros, mis libros. Todos los de la universidad, los catálogos de exposiciones, hay estanterías con dos filas de novelas.
No sé si alguna vez podrán estar conmigo. De momento su custodia la tienen sus abuelos.
Cada vez que vengo a mi palacio, compartido en ocasiones con la princesa Paula (mi sobrina comelibros) reviso la biblioteca.
En esta ocasión y con esto del blog se me ha ocurrido buscar mis diarios y releer.
Hay de todo, pensamientos muy dramáticos fruto de una adolescencia creativa, pequeñas revoluciones jamás vencidas, declaraciones de amor imposible... pero lo más importante, llevo haciendo esto casi toda la vida y no me acordaba.
Hay algún cuaderno de verano en el que apuntaba todo lo que hacíamos, tiene pegadas entradas de teatro y cine y hasta recibos de restaurantes donde cenábamos. Son cuadernos que hacía cuando iba a Gijón sola con mi madre.
No contienen lo importante porque no verbalizaba lo que ocurría pero he podido captar cierta tristeza y un deseo de escapar.
Al leerlos ahora veo que sigo siendo la misma y me gusta.

miércoles, 4 de agosto de 2010

La hora de la siesta produce monstruos

Hoy, cuando he despertado de un pequeño sueño he sorprendido a un gran abejorro, de esos gordezuelos y torpones que llevan pañal, libando de una flor... en un mantel... tendido en la terraza... después ha caído exhausto al suelo de la cocina.

martes, 3 de agosto de 2010

El árbol del ladrillo

En mi barrio he encontrado el árbol del ladrillo. Tiene que ser ese, me di cuenta el otro día al sacar dinero del cajero, miré hacia abajo y vi unos cuantos ladrillos plantaditos, y de los ladrillos había brotado un árbol muy alto.
¿Es una casualidad que esté al lado de un banco? ¿Qué ocurre si plantamos ladrillos? ¿Y si era así de fácil y nosotros no nos hemos dado cuenta? ¿Por qué ha brotado un árbol y no pisos baratos?

Rebeca

Es el elemento indispensable en la maleta de una leonesa, si vienes a León y no tienes rebeca estás perdido. Mi ciudad es un lugar fresco para los nativos, helador para los extraños. Vamos que ayer, por ejemplo, a las nueve de la noche el frío era polar. Hay dos tipos de fríos leoneses: el polar y el glacial; si te toca el primero, con la rebeca salvas los miembros, en cambio con el segundo, hipotermia y cianótica perdida hasta que engulles algún producto de esta nuestra tierra ligero como una liebre, anticongelantes naturales. Heme aquí en agosto, pues, y puede ser que duerma con manta, de las que pican.

domingo, 25 de julio de 2010

Un globo azul

He trasnochado un poco, últimamente lo hago bastante. Después de todo el ritual pertinente, que si te lavas los piños, que si bebes agua, que si abres todas las ventanas que no estuviesen ya abiertas, todo esto sin hacer prácticamente ruido porque vives en compañía y no es plan.
Me permito parar un momentín para explicar este tema, en los dos últimos años he desarrollado una gran habilidad para el silencio, mi compañera de piso entra a trabajar a las cinco de la mañana, se acuesta a las nueve y nuestro piso parece un convento, todas esas operaciones sencillas y cotidianas las hago en el máximo silencio posible para no perturbar su sueño, así que el sigilo puede llegar a ser mi especialidad.
Una de esas operaciones es subir o bajar la persiana de mi habitación con la mínima repercusión. Mientras hacía por refrescar mi habitación encontré en el suelo un globo azul desinflado, al parecer entró durante la tarde, tiene un dibujo de una mariposa y Carlos, su dueño, lo firmó el año pasado. Ha estado con Carlos todo este tiempo y en la tarde de ayer echó a volar y llegó a mí.
Un suceso mágico que yo tenía que reseñar que, al fin y al cabo, de eso va todo este blog. Al parecer empieza a tomar forma.
Por menos de esto se escriben guiones de cine, y si no, qué me dicen de esa escena de American Beauty en la que el vecino ha grabado en vídeo el baile de una bolsa de plástico.
En este caso especial una fotografía estropearía la fantasía, se puede imaginar el globo flotando perdiendo a cada golpe de viento un poquito más de aire hasta entrar por mi ventana y reposar tranquilo cerca de mi cama.

viernes, 23 de julio de 2010

Más verde


Continúa el proyecto "Esa cosa verde", quizá la hiedra es una vieja conocida de las tapias y paredes pero en este caso la caída que ha diseñado merece una mención especial por su intención artística. El azulejo parece que constriñe el desarrollo del vegetal, se produce un brote bastante controlado y ordenado. Y en cuanto al girasol, no hay que confundirse, se trata de un parásito, el árbol que le acompaña es el "legítimo" dueño de la maceta, pero el parásito es más bello y quizás muera.

Yo

martes, 15 de junio de 2010

Esa cosa verde

Estoy asombrada con la naturaleza, es lo que tiene un parao', te "paras" a observar las cosas sencillas que te rodean. Las plantas de mi casa son pocas pero interesantes: tengo una ramita de bambú, progresa adecuadamente, le gusta vivir a la sombra, como a mí; el calanchoe es como un fénix, se agobia y decide que se quiere morir, entonces lo capo y lo vuelvo a plantar y hala ya está otra vez contento y erecto; el ficus creo que ha decidido que no va a crecer, como el protagonisa de El tambor de hojalata; la palmera anoréxica: y por fin llegamos al cactus, mi compañera de piso lo adoptó a él y a otro gemelo que se agobió, se pudrió y dejó este mundo, a ella le parecía que los cactus son así espinosos y que no hay que darles cariño, ni agua, ni conversación (puede ser que ahora prefiera otras especies menos desérticas ya que está enamorada, puedo decirlo porque no me lee), él ha decidido que este es su hogar, el pobre incauto ha lanzado una raíz aérea en busca de un suelo en el que asentarse y lo único que encuentra en su caer es el tablón de una mesa de Ikea.
Sin embargo, ahí fuera en esta contaminada (cochina) ciudad de Madrid la vegetación se reproduce precisamente gracias a la porquería y su belleza radica en su libertad.



Del pis de algún incontinente, algunos chicles y otros restos orgánicos ha brotado mi isla, bien rodeada de un mar de cemento innavegable.