miércoles, 30 de marzo de 2011

Begga

Yaciendo, vestida con níveas telas
ondeando sueltas a los lados
–cayendo sobre ella las ligeras hojas–
a través de los susurros nocturnos
navegó río abajo hacia Camelot;
y yendo su proa a la deriva
entre campos y colinas de sauces,
oyeron cantar su última canción
a la Dama de Shalott.Extracto de The Lady of Shalott, Lord Alfred Tennyson


Creo que hace más o menos un año conocí a quien elabora preciosamente todas esas ropas. Conocí al mismo tiempo un vestido verde "casi" perfecto. Berglind estaba disgustada porque había encargado que le pusieran una cremallera y las costureras no habían puesto el esmero que requería el vestido verde, se habían marcado las costuras al plancharlo una vez terminado.
Las palabras, sin complementos, son expresivas por sí solas.
He elegido cinco:
natural
línea
aire
armonía
puro

No son para definir, ni caracterizar, no son para publicitar ni persuadir ni inducir.
La suya es una manera clásica de hacer, meditada, y el resultado es sofisticado pero no amanerado, es armónico: líneas y colores puros, tejidos y materias naturales, el aire en los vuelos y las plumas.
Escribo siempre desde la sensación y la percepción. Está muy bien que el mensaje del artista (si lo hay) llegue al que contempla la obra pero también están bien los matices que solo vemos quienes contemplamos, completas las obras. No sé si estoy entre el primer tipo de "contemplador" o me he comportado con sus prendas como el segundo tipo, pero las sensaciones me conducen a korai, a formas tradicionales reinventadas, a ofelias y damas espléndidas.
Tengo muchas ganas de ver todo lo nuevo que ha hecho, mientras esperamos, vosotros y yo, tenemos a la Dama de Shalott (ver).

jueves, 24 de marzo de 2011

De nuevo, de espaldas

Anni LeppäläReading, 2010


He vuelto a encontrarme con chicas de espaldas. Creo que tengo que pensar el porqué. Porque la historia queda abierta, porque deja de ser totalmente realista para dejar paso a una intrahistoria… porque es como en ese sueño en el que te ves a ti mismo dándote la espalda pero no sabes quién es hasta que despiertas y reconoces tu desdoblamiento…
Quienes viváis en Madrid os habréis topado con esta pelirroja leyendo, envuelta en esa luz de sueño (yo no sé vosotros pero cuando sueño en color esa luz… sale), a mí me ha atrapado como otros Vermeer, Friedrich, Hammershøi, Zorn, Dreyer, Viola, creo que no os he hablado de esa luz, gélida, melancólica, el reflejo directo de la nieve, te place y al mismo tiempo te incomoda.
Es una fotografía que se puede ver en la muestra Heroínas del Museo Thyssen. Después de contemplarla he indagado sobre esta chica (último Premio a la Mejor Artista Joven de Finlandia) y otros alumnos de la Escuela de Helsinki, podemos ver una poesía conductora de todos ellos ¿exclusivamente nórdica?

miércoles, 16 de marzo de 2011

Sobreviviré

He pasado a mejor vida, no, no es eso, ahora vivo en un lugar más vegetal, hay más macetas, una fuente y cuando llueve se moja como todos los demás.
Os cuento qué ocurrió. Fueron unos días agradables, comía jacinto a la hora de comer y hoja de coliflor para cenar. El sol llegó al alféizar y me gustó tanto que decidí ir a por todas, sin que me vieran bajé de la planta y me coloqué en el platito (creo que lo llaman así). Fui sorprendido in fraganti, quizás pensó que del plato me tiraría al abismo de casi un metro que había bajo mi pie y decidió subirme a su dedo y llevarme a este sitio tan bonito y luminoso… y eso que caía un diluvio.

sábado, 12 de marzo de 2011

Patatín, patatán, patata, patatola, patatín, patatán

A Jana y todos los que alguna vez saborearon una buena patata

A riesgo de que a alguien la teoría le parezca simplona o traída un poco por los pelos o incluso se parezca demasiado a las tesis de la madre de Forrest Gump, esa gran pensadora del pasado siglo (recordemos perlas como "Tonto es el que hace tonterías" o "La vida es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar") la formularé porque creo que responde a una inquietud del presente: Las personas son como las patatas, tienen una apariencia agradable pero al poco tiempo de adquirirlas resultan arenosas, insípidas o se corrompen en tu despensa si no te las comes rápido.
Seguramente en este momento haya lectores –¿dónde estais? ¡acudid en mi ayuda!– que piensen que es de lo más irreverente comparar patatas con personas (ojo que el orden ha de ser este y no al revés), debo recordar que el copyright de esta tesis lo tiene La Trinca (no podemos olvidarnos de "La patata", lo único que hago es reformular o, si acaso, reorientar.
He pensado en un producto esencial y bueno que debía (y debe) salvar al mundo de las hambrunas pero que en la actualidad es uno más de la cocina, hay muchas y de poca calidad, si se dan las condiciones adecuadas se seca, se pudre y sabe mal.
Si como dice el eslogan "El ser humano es extraordinario" y a la vista de los últimos acontecimientos revolucionarios: ¡Por unas patatas cremosas, dulces, nutritivas y limpias!

miércoles, 9 de marzo de 2011

Sobreviviendo

Cómo pasa el tiempo, llevo diez días en el jacinto, de los cuales cinco los he pasado solo y un poco aburrido, la humana desaprensiva con la que me ha tocado compartir piso me ha dejado cinco interminables jornadas a mi suerte. Y es que por aquí no pasa ni quisqui, nadie con el que chocar los cuernos, claro que lo de socializar tampoco es para tanto, aquí al menos estoy a salvo de hormigas y escarabajos.

martes, 1 de marzo de 2011

Cortometraje en post-it

Te mando un SMS,
Twitteámelo,
Call me!
Escríbeme un e-mail
Mejor te pongo un post-it ("poustit" para unos, "posi" para otros)






¿Se enfadó mucho Trini? Le llamó por lo menos diez veces aquella tarde.
Si me encontrara una plaza del centro llena de papelitos amarillos pegados en coches y motos con esa napia y su mirada in love, se me pasaría el enfado al instante y mi sonrisa me habría provocado contractura de carrillos por lo menos dos días (la sonrisa habría empezado, qué se yo, a las 8:15 –hay que darle emoción, seguro que Trini llegó tarde al teatro– y no se me habría quitado hasta después de la cena –los que vieran a Solá y Oteyza saben que digo toda la verdad–.
¿Trini y Tony fueron juntos al teatro esa tarde?
Conservo este papelito desde hace seis años… (claro que esta es la razón de su pálido color)
no me he dado cuenta hasta este momento de que si alguien más como yo se llevó uno de estos quizá Tony perdió algo de feedback, si el recorrido que siguió Trini esa tarde fue serpenteante por la plaza o si, por el contrario, siguió en línea recta nada más salir de la boca de metro. En este caso quizá la contractura facial me habría durado también dos días, pero en sentido contrario, lo que provoca a la larga una caída de los músculos participantes y, por ende, arrugas irreversibles en la zona supralabial, también llamado "código de barras" entre las féminas de cierta edad.

Pensemos en un final abierto
(Exterior, noche)
Trini sale del metro colorada como un tomate, se ha dado una prisa enorme, llega a las 8:12 a la plaza. Vuelve a llamar a Tony y no le contesta, se mosquea (Trini frunce el ceño). Mira a un lado, mira a otro, baja por un lado de la plaza, vuelve a mirar y sube por el centro de la plaza…