miércoles, 29 de septiembre de 2010

Trampantojo


Propongo un acertijo, hay una de las obras que obviamente es actual pero ¿y las otras dos? Una es una fotografía, ¿cuál es la técnica de las otras dos?


(Fotografía: David Rodríguez)


Austeridad, fondo sobrio que realza el volumen y gran dramatismo en las luces hacen a estas imágenes conceptualmente similares.
Sánchez Cotán es el maestro barroco del bodegón, de gran simplicidad y concreción, transmite un concepto claro y directo.
Sin más aditivos, tres bodegones o lo bello y lo simple.

En huelga

No traiciono el subtítulo de este espacio de escritura si hablo de un tema actual.
Cuando he empezado a escribir el post este tornaba en panfleto, así que he decidido reescribirlo, allá cuidados.
Llevo un año en huelga, porque no, no se llama paro, la primera acepción de la entrada huelga en el DRAE es esta: Espacio de tiempo en que alguien está sin trabajar. Ay, el humano, siempre deformando el lenguaje, pero además fijaos.
huelga2.
(Del celta hisp. *ŏlga; cf. galo ŏlca).
1. f. Terreno de cultivo especialmente fértil.

(Atención al numerito adosado a la palabra, que nadie se llame a engaños.)
Me gustan las segundas oportunidades, a veces las del diccionario te abren una puerta desconocida.
Ahora que la jornada ya casi ha concluido, ahí va una huelga.

(Fotografía: David Rodríguez)

martes, 28 de septiembre de 2010

El necio de la familia

En todas las familias hay uno que es el "terco", también puede ser una pero en mi hogar ha resultado ser este que veis en pantalla, espinoso, carnoso, feo y necio. Reivindico ante todo la diferencia y la originalidad (y hablo desde la experiencia), este sin duda es un cactus que ha evolucionado bastante mal, es el freak de mi piccolo giardino, ya os he hablado de él en el pasado. También os he hablado de cómo ha decidido aferrarse a la vida, haremos un pequeño repaso, esa protuberancia "moñosa" completamente seca estaba viva y gozaba de un saludable color rojo, decidió tener un hijo –también le llamo "mini yo"– del cual brotan incansablemente unas raicillas que intentan hundirse en la dura madera. No admite un no, no quiere darse por vencido, es feo y está dispuesto a quedarse, y yo quiero ver hasta dónde es capaz de llegar, le voy a apoyar en su andadura, por perseverante, hala, creo que es más bello ahora en su nueva forma, no es como los demás.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Nidos

Hasta hace unos meses vivía de las palabras, bueno de una cantidad ingente de ellas que forman frases, que forman párrafos, que forman páginas, que forman libros. (Es posible que vuelva a dedicarme ello, deseo seguir cultivando mi segunda afición, que es comer.)
Las palabras nos permiten definir y concretar. Cuando escoges la justa es como cuando un zapato es cómodo de verdad. No os he hablado todavía (creo que ahora nos tuteamos, ¿no?) del porqué del título de este blog. Esta es la entrada del DRAE. Me quedo con las tres definiciones en rojo, son las justas que pueden definir este ejercicio de escritura.
nido.
(Del lat. nidus).
1. m. Especie de lecho que forman las aves con hierbas, pajas, plumas u otros materiales blandos, para poner sus huevos y criar los pollos. Unas utilizan con tal fin los agujeros de las peñas, ribazos, troncos o edificios; otras lo construyen de ramas, o de barro, o de sustancias gelatinosas, dándole forma cóncava, y lo suspenden de los árboles o lo asientan en ellos, en las rocas o en las paredes, y algunas prefieren el suelo sin otro abrigo que la hierba y la tierra.
2. m. Cavidad, agujero o conjunto de celdillas donde procrean diversos animales.
3. m. Lugar donde ponen las aves.
4. m. Sitio donde se acude con frecuencia.
5. m. En los hospitales y maternidades, lugar donde están los recién nacidos.
6. m. Lugar originario de ciertas cosas inmateriales. Nido de herejías, de discordias, de difamaciones.
7. m. Principio o fundamento de algo.
8. m. Casa, patria o habitación de alguien.
9. m. Lugar donde se juntan personas, animales o cosas despreciables.

Comer, comer





Así comenzaba un anuncio publicitario de comida para bebés. Ya he crecido y decido que quiero comer, comer me gusta a mí, lo hago bien.
Lo malo es que no como todo lo que veo, eso no. De tanto entrenar pues cada vez es más difícil que tus papilas se sorprendan. Una aspirante a esnob como yo, por Dior!, no se puede conformar con una vulgar lechuga iceberg –es la quintaesencia de lo sinsustancia, como si mascases agua–.
Si no puedes sacar el sabor que deseas es mejor que ni lo intentes. Se ve que me ha dado la tontuna pero hay que ser fiel a la esencia del blog, tiene que ver con que aunque se empeñen en que seamos estándar, debemos intentar destacar, no diluirnos ni acatar sin más. Una vez que una Hoja de roble entre en tu ensalada no querrás nada menos especial, nada menos extraordinario.
Ilustro este textito con unos platillos que hacen mi día más sabroso: carne picada de guardería, importante ponerle verduritas y que esté jugosa, se come con cuchara, de lo más sentimental; ensalada de pollo con rúcula y tomate confitado; arroz con verduras y un toque de parmesano; salmón en papillote con un poco de mayonesa a la que añadimos un poco de mostaza y unas alcaparras.

domingo, 5 de septiembre de 2010

Los niños no se pintan las uñas

Hay frases sencillas que se lanzan así, hala, sin pensar.
El otro día estaba en la piscina, entre canción y canción de mi ipod escuché esta perla. Me quedé de estuco pintao, vamos impresioná. Qué dañito me hizo.
¡Por Dior! Madre no hay más que una... deberíamos tener más, así comparábamos y hacíamos media.
El sujeto coartado tan solo se eleva, el probe, 50 cm del suelo, su hermana había decidido, con buen criterio, que si quería divertirse, debía jugar con su hermano pequeño, se pintó como una puerta e hizo lo propio con su ferviente compañero de juegos.
La madre le mira horrorizada y le dice: "Los niños no se pintan las uñas".
...
Pues cómo que no, y por qué. ¿Que pretendes decirme mamá? Ella se ha puesto horrenda pero no le dices nada, las chicas se maquillan, los chicos no, he oído que eso es educación sexista, no es políticamente correcto, no deberías inculcarme valores que me lleven a ser intolerante cuando sea mayor, quiero ser una persona de mente abierta y encima esto es divertido. Y qué pasa si decido pasear mi camión en la sillita, ¿no estoy desarrollando mi rol masculino?

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Tú tranquila, que esto abre

Hoy es 1 de septiembre, me uno a esa gran masa proletaria que hoy ha amanecido nublada.
Y es que empieza la segunda parte del año, la secuela, ya sabemos que segundas partes nunca fueron buenas: se te va quitando el moreno, la cara se te va poniendo cada vez más pálida hasta que te paran por la calle y te preguntan cómo te sientes, y viene eso de "no te encuentras bien, la verdad es que tienes mala cara", ¿quién les ha pedido que sean sinceros?; es la secuela porque la cosa a partir de ahora decae, como en el cine, el argumento ya está más que resuelto, la historia continúa pero con pocas novedades, casi no hay personajes nuevos, el presupuesto es menor.
Y todo esto del síndrome es porque tenemos que volver al rodaje, con un director que no te gusta, el guión no consigues creérelo, tus compañeros de reparto te envidian y la música no consigue crear buen ambiente.
No todo es malo, sabed que esto abre, y si no hoy sale el nuevo catálogo del Ikea, imprescindible en cualquier hogar que quiera sobrellevar la secuela. Y no olvidemos a Facebook, ese lugar en el que todo el mundo puede llegar a estar igual de depre que tú y además te lo cuenta.