lunes, 13 de septiembre de 2010

Nidos

Hasta hace unos meses vivía de las palabras, bueno de una cantidad ingente de ellas que forman frases, que forman párrafos, que forman páginas, que forman libros. (Es posible que vuelva a dedicarme ello, deseo seguir cultivando mi segunda afición, que es comer.)
Las palabras nos permiten definir y concretar. Cuando escoges la justa es como cuando un zapato es cómodo de verdad. No os he hablado todavía (creo que ahora nos tuteamos, ¿no?) del porqué del título de este blog. Esta es la entrada del DRAE. Me quedo con las tres definiciones en rojo, son las justas que pueden definir este ejercicio de escritura.
nido.
(Del lat. nidus).
1. m. Especie de lecho que forman las aves con hierbas, pajas, plumas u otros materiales blandos, para poner sus huevos y criar los pollos. Unas utilizan con tal fin los agujeros de las peñas, ribazos, troncos o edificios; otras lo construyen de ramas, o de barro, o de sustancias gelatinosas, dándole forma cóncava, y lo suspenden de los árboles o lo asientan en ellos, en las rocas o en las paredes, y algunas prefieren el suelo sin otro abrigo que la hierba y la tierra.
2. m. Cavidad, agujero o conjunto de celdillas donde procrean diversos animales.
3. m. Lugar donde ponen las aves.
4. m. Sitio donde se acude con frecuencia.
5. m. En los hospitales y maternidades, lugar donde están los recién nacidos.
6. m. Lugar originario de ciertas cosas inmateriales. Nido de herejías, de discordias, de difamaciones.
7. m. Principio o fundamento de algo.
8. m. Casa, patria o habitación de alguien.
9. m. Lugar donde se juntan personas, animales o cosas despreciables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntame algo