miércoles, 7 de junio de 2017

Una lamentable noticia

¿No os habéis enterado? Se murió la ironía.
La cosa no ha sido viral, sino más bien una septicemia por falta de aSEO.
Fuentes cercanas a su entorno informan de que en los últimos tiempos se sentía muy débil a causa de una infección de corrección extrema y censura aguda.
Esta muerte se suma a la reciente desaparición, en extrañas circunstancias, del pensamiento crítico.
Comenzarán enseguida las ofensas y las loas en ciento cuarenta caracteres, con ‘jastaj’ #entretodoslamataronyellasolasemurio 

Algunas personalidades han lamentado la pérdida a nivel mundial:

@VictorHugo 
Sachant que c'est à l'ironie - Que commence la liberté. 

@DarioFo
Senza ironia c'è il melodramma, un pericolo per la società. 

@JulesRenard
L'ironie est la pudeur de l'humanité. 

@Socrates
Es el fin de mi carrera filosófica.😥 

@OscarWilde
Give a man a mask and he'll tell you the truth. 

@ElnidodeEva
 💔  Triste, pero le quito hierro. 

Otros, sin embargo, opinan que ya es hora de ser correctos, que con su muerte, por fin todo ser humano será totalmente feliz, libre, igual y, sobre todo, serio.
Al cierre de este artículo, ha llegado el rumor de que se está creando un movimiento clandestino de resistencia. Reunidos en pequeñas células, comenzarán a actuar para devolverla al necesario lugar que siempre ha ocupado. 
Quizás me una a su lucha.

viernes, 2 de junio de 2017

Sin ventanas amarillas

¿Sabes que han pintado nuestras ventanas? Ya no vivo en una casa con ventanas amarillas.
Alguno pensó, y decidió, darlas un color más sufrido, ¿no se dice así? Alguno empeñado en corregir la extrañeza y la belleza.
¿Qué significa? Creo que significa que la mugre que sale y la que entra se encuentran en un punto medio marrón sin ninguna luz ni interés. Después, esa materia grasienta y pegajosa que fabrica este lugar entrará en nuestras vidas, se solidificará y no nos desharemos de ella jamás. Solo lograremos extenderla, pero no la limpiaremos nunca.
No quiero estar más aquí, no le veo ningún sentido a compartir mi vida con esas ventanas sufridas. Tendré que irme, no tengo otra opción.
Es que estaba muy unida a esas ventanas. ¿Cómo me encontrarás ahora?
Te lo digo yo: ni en mis sueños. Así que he decidido que iré yo en persona a buscarte, a mis sueños.
Tomaré ese camino que va cerca de la vía: tiene árboles a un lado, pequeños, parece que no crecen, es como si los volvieran a plantar una y otra vez desde hace años. Están a unos metros uno de otro, pero da la sensación que nunca dan sombra ni protegen al peregrino del agua o el viento. Ese es el lugar en el que el tiempo se ha detenido. Me gusta mirar esos árboles desde aquí, acercándose rápidamente y haciéndose cada vez más grandes. Y ya sabes, que me gusta la repetición, esa repetición machacona como en el mejor Vivaldi.
En estos años de idas y venidas solo los he visto desde aquí, es hora de ir por ese camino.
Nos vemos allí, pronto.


video