domingo, 27 de febrero de 2011

Superviviente


A Paula

He vivido hasta ahora en una fresa, no puedo recordar pero creo que he pasado tres días en una cajita de madera. Después me agarré fuerte debajo de unas hojas. Me cambiaron a otra caja muy blanca, pude abrigarme bien porque colocan las fresas en filas juntas, me quedé muy quieto y a dormir.
Empiezo a andar después de pasar una de las noches más frías de mi vida, en un frigorífico, tras intentarlo un par de veces ya me puedo mover más deprisa por la tapa resbaladiza, caminaré hasta encontrar hojas verdes fresquitas, si hay posibilidad, me cobijaré bajo las flores de un jacinto.
Hasta mañana.

¿y qué harás por las mañanas?

En cuanto te levantes leerás las noticias en Tw, quedarás con tus amigos en FB, colgarás tus fotos de Burgos en Flickr mientras escuchas lo último en Spotify...
entonces ¿cuándo haces pis?
Brevísimos apuntes de un congreso de redes sociales.

jueves, 17 de febrero de 2011

Que llueva, que llueva…

… y llovió y ya no hablamos más de la gorrita negra and so on.

René Magritte, Golconde, 1953.
The Menil Collection, Houston

miércoles, 9 de febrero de 2011

Una gorrita negra

Los diccionarios, nuestros amigos, dicen de la pátina:
"Tono sentado y suave que da el tiempo a las pinturas al óleo y a otros objetos antiguos".


Mi profesor de arte moderno (el de la Edad Moderna, ojo) decía: "no sé por qué se le llama pátina si en realidad es mierda".

Creo que hay que llamar a las cosas por su nombre, el aire que respiramos no es aire, como diría mi profesor ¿por qué habríamos de llamarlo aire si es caca?

¿Pensábamos que se podía vivir en nuestras ciudades (las de este mundo conocido) sin pagar un precio? A lo mejor alguno pensaba que hace un mes, cuando no se hablaba de ello, el aire estaba limpio.

Ante la situación contaminante actual, no puedo sino cantar:

A mi burro a mi burro
le duele la cabeza
y el médico le ha puesto
una gorrita negra,
una gorrita negra,
zapatito lilá, zapatito lilá.

lunes, 7 de febrero de 2011

Qué puedo decir


1. El hogar de algún ratón individualista.
2. Oficina de objetos perdidos.
3. "Cuando esté bien fresca, ya me la pondré"
4. Mejor solo que mal "acompañao".
5. To: "The lost shoe project".
6. Puede pasarle a cualquiera.
7. Fugado.
8. Yo no ando más.
9. ¿Una monedita?

martes, 1 de febrero de 2011

Al fondo hay sitio

Hoy he vuelto a ir a un museo, he tenido una recaída. Es un mal necesario. Hay que entrar para aprender. Y siempre se repite el mismo ciclo: al principio siento pereza, en algunos casos rechazo, luego, como estoy allí, observo, abro los ojos, incluso la mente y, a la velocidad de una tortuga coja, voy paseando la mirada por paredes (museo ortodoxo), después de esto, con suerte he retenido unas obras y… tengo un dolor persistente en mis riñones… todo en esta vida tiene su recompensa.
Una amiga ha dicho: "pero, ¿otra vez?, más no, ¿cuántas veces tenemos que ver a estos? (no podeis verlo pero estamos delante de una Crucifixión, óleo sobre tabla, siglo XVI) ¿cuántos más cristos y vírgenes?".
Pues porque siempre hay mucho más bajo la superficie, porque nada es lo que parece, a veces en vez de observar al solista tus oídos se van al chelo, pasen y vean, al fondo hay mucho más…