domingo, 3 de abril de 2016

Un mal día

Acaba un mal día.
Es uno de esos que te han "colao" de más,
que sobra como la tapa del pan de molde.
Acaba uno de esos en que crees que puedes,
pero te equivocas,
efectivamente.
Uno de esos perdidos en cada uno de sus segundos,
disueltos en cada una de esas putas gotas de lluvia fría
que lo han mojado entero.
Se acaba un mal día,
de esos en los que esperas a este lado del paso de peatones
y en realidad no está pasando ni un coche.
Es uno de esos en que aceleras el paso
pero los minutos van a su propio tempo,
distinto al que habitúan
y tus pies son de plomo.
Te engañó al comenzar,
pero antes de que acabe,
te romperás completamente
y quizás también bailes.