domingo, 25 de julio de 2010

Un globo azul

He trasnochado un poco, últimamente lo hago bastante. Después de todo el ritual pertinente, que si te lavas los piños, que si bebes agua, que si abres todas las ventanas que no estuviesen ya abiertas, todo esto sin hacer prácticamente ruido porque vives en compañía y no es plan.
Me permito parar un momentín para explicar este tema, en los dos últimos años he desarrollado una gran habilidad para el silencio, mi compañera de piso entra a trabajar a las cinco de la mañana, se acuesta a las nueve y nuestro piso parece un convento, todas esas operaciones sencillas y cotidianas las hago en el máximo silencio posible para no perturbar su sueño, así que el sigilo puede llegar a ser mi especialidad.
Una de esas operaciones es subir o bajar la persiana de mi habitación con la mínima repercusión. Mientras hacía por refrescar mi habitación encontré en el suelo un globo azul desinflado, al parecer entró durante la tarde, tiene un dibujo de una mariposa y Carlos, su dueño, lo firmó el año pasado. Ha estado con Carlos todo este tiempo y en la tarde de ayer echó a volar y llegó a mí.
Un suceso mágico que yo tenía que reseñar que, al fin y al cabo, de eso va todo este blog. Al parecer empieza a tomar forma.
Por menos de esto se escriben guiones de cine, y si no, qué me dicen de esa escena de American Beauty en la que el vecino ha grabado en vídeo el baile de una bolsa de plástico.
En este caso especial una fotografía estropearía la fantasía, se puede imaginar el globo flotando perdiendo a cada golpe de viento un poquito más de aire hasta entrar por mi ventana y reposar tranquilo cerca de mi cama.

1 comentario:

  1. Antes me gustaba mucho imaginarme la historia de las cosas que me encuentro; también de las personas con las que me cruzo, aquellas que no conozco. Creo que lo tengo que volver a hacer, a ver si soy capaz de imaginarme algo interesante: últimamente mi fe en la magia ha decrecido bastante.
    Por cierto, este blog sí que va tomando forma, y buena forma. A lo mejor es momento de darle un poco de público, digo yo.

    ResponderEliminar

Cuéntame algo