sábado, 21 de agosto de 2010

"Se cogen puntos de medias"

Hay quien se separa de su pareja en vacaciones, no voy a dar cifras porque da lo mismo, lo dejaremos en mogollón, o sea, mogollón de parejas se separan en vacaciones. Eso de "el roce hace el cariño" es una de esas mentiras que hay quien se ha creído, es más bien "uf, que me tocas". El caso es que podría considerarse que este periodo idílico es el test para ver si quieres volver a rozar, si quiera, al que hasta junio adorabas.
Este preámbulo es para anunciar que mi roommate –queda siempre mejor reducir a una palabra una expresión incómoda–, o sea mi compañera de piso, ha decidido lo contrario, vivir en pareja, hay que ver, y esto solo nos puede llevar a la ruina a ambas; a ella porque rozarse con determinadas personas lo único que produce es rozadura (quizá el mejor regalo en estos casos es uno de esos stick anti-fricción) y a mí porque pierdo algo parecido a un hogar y he de buscar casa.
Me hallo pues en ese círculo sin fin en el que se ven envueltas muchas personas como yo, esos excluídos de la sociedad, los treintañeros solteros sin trabajo; no tengo nómina luego no tengo piso y no voy a tener piso porque lo de la nómina va a pasar a la historia y así hasta el desasosiego total o hasta que alguna especie humana de esas llamadas "propietarios" te alquile un agujero, oscuro, bien pequeñito –es imposible que pierdas cosas allí porque todo te queda a la vista– que se parecerá al garito donde antaño encontrábamos un cartel que rezaba "Se cogen puntos de medias" y que se llevará prácticamente todo tu sueldo, y además no podrás tener muchas medias porque no te cabrán y encima nadie ya coge puntos y tendrás que tirarlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntame algo