martes, 3 de agosto de 2010

Rebeca

Es el elemento indispensable en la maleta de una leonesa, si vienes a León y no tienes rebeca estás perdido. Mi ciudad es un lugar fresco para los nativos, helador para los extraños. Vamos que ayer, por ejemplo, a las nueve de la noche el frío era polar. Hay dos tipos de fríos leoneses: el polar y el glacial; si te toca el primero, con la rebeca salvas los miembros, en cambio con el segundo, hipotermia y cianótica perdida hasta que engulles algún producto de esta nuestra tierra ligero como una liebre, anticongelantes naturales. Heme aquí en agosto, pues, y puede ser que duerma con manta, de las que pican.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntame algo