viernes, 10 de diciembre de 2010

Non disturbare

No me gusta molestar, me molesta molestar, diría yo, y además me molesta que haya gente que todo le molesta.
Todos tenemos vecinos, vecinos musicales, vecinos radiófilos (permitidme el palabro), vecinos que despotrican en voz alta, personas, al fin y al cabo…
Yo, sin embargo, tengo un vecino que reúne estas tres características en su sola persona, es uno y trino.
Me molesta molestarle, es casi una divinidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntame algo