viernes, 11 de marzo de 2016

Y hoy, ¿qué? (Después del 8M)

Pues hoy igual que ayer y anteayer, buenas maneras, buenas palabras, ruido y unas pocas, pocas, promesas que se perderán como "lágrimas en…", sí eso.
Y además lacitos, discursos, canciones, actos de concienciación en colegios e institutos, programación televisiva especial… Es un día de reivindicaciones, dicen, y escuchas atónita discursos, noticias, cuentos… y congreso de los diputados  y semáforos con falda. Estas dos últimas paparruchas me causaron especial carcajada en ese día 8 de marzo en el que hemos de ser protagonistas aún porque somos humanas con derechos pero no en total sino en porcentajes.
En cuanto a la primera paparrucha, la carcajada era entrecortada, no sé qué decir… ¿vale, adelante? ¿Eso es lo que tienen que aportar?
Pero la segunda me encanta y tenía que sacarle todo el jugo que pudiera.
Nada más "dar a luz" la medida ya tiene detractores y también apasionados del happening. Unas, también algunos unos, dicen que ya era hora, que eso da más visibilidad a la lucha (palabra chunga) por la igualdad de género, ¿qué pasa, no se nos ve suficiente?, estamos en carne y hueso, ¿un pictograma?; otras que por qué no, pues claro, ¿y por qué sí?, ¿para qué? Debo de ser muy inconsciente, debo de estar muy poco concentrada en la "lucha" porque nunca sentí que los semáforos tuvieran sexo, pero bueno, ¿en qué estaba pensando?, hasta ahora no me había dado cuenta de la importancia de sentir que la ciudad podía hacerme "igual" al incluir una silueta femenina en ese chisme. Algunas dicen "pero ¿por qué con falda?", claro, a esto unas responden que por qué no, si está admitido ya universalmente que esto


es una mujer, cualquier mujer u hombre del universo lo entiende nada más verlo, no lo creo: persona de hombros muy rectos, sin cuello, sin manos ni pies y con vestido corto, ¡claro! Pues sí, no voy a darle vueltas, espero que pronto estén de nuevo de moda las faldas entre los hombres para que las visitas al baño sean un ejemplo de convivencia. Las mismas abanderadas por la igualdad y por el derribo de los tópicos sexistas, que seguro que protestarían por la imagen estereotipada de una mujer en minifalda, apoyan un símbolo universalmente retrógrado. Escuché a una mujer decir, más o menos, que un diseñador podría dar con un símbolo más acertado a la imagen que queremos de nosotras.
Quizás no hubo mucho tiempo, está poco trabajado esto, cogido por alfileres, ¿no creéis?, ¿vosotras y vosotros? Me parece algo cutrísimo. Como crítica de arte le doy muy mala nota al happening. Como mujer pues también, pero bueno quién soy yo para decir que una medida tan ligera no vaya a calar hasta lo más hondo en esta nuestra sociedad. Mientras la educación va haciendo efecto siempre tendremos unos semáforos "paritarios", yo ya me quedo mucho más tranquila.
¿Es esto lo que se puede aportar para que se respeten los derechos humanos que todavía tenemos solo a porcentajes? Espero ansiosa nuevas medidas por la igualdad y mientras tanto aquí tenéis el invento, estático y en movimiento.

 


video

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntame algo