lunes, 15 de abril de 2013

No podemos hibernar

El oso hiberna, todos lo sabemos gracias a Yogi.
El caracol hiberna, todos lo podemos saber gracias a Wikipedia.
El ser humano no hiberna. Hay casos de hibernación en viajes espaciales y luego está la Bella durmiente, pero por lo general la naturaleza no nos ha otorgado ese poder.
Si se hace sueño de invierno, también se llama así, hay que elegir bien el momento de despertar porque hacerlo en época de la declaración de Hacienda es un palo. Claro, que evitas las Navidades. Opino que lo ideal sería hacerlo por solsticios, como los jubilados americanos, seis meses en Florida (también nos sirve Lanzarote), seis meses dormidos.
Y es que he pensado que podría afrontar mejor las grandes preguntas que me alucinan:
- ¿Por qué se ponen rejas en las ventanas de un quinto?
- ¿Por qué conviven esta primavera los colores pastel con los flúor, ambos aberraciones ópticas?
- ¿… se construyen edificios altos que se van a caer tarde o temprano?
- ¿… no tengo vecinos sordomudos?
- ¿… solo fracasa escolarmente el alumno?
- ¿… inventaron las plataformas si está abolido que te venden los pies?
- ¿… no cocino como los ángeles?
- ¿… cocinan los ángeles?
- ¿… somos todos tan fáciles de corromper?
- ¿… no hay suficientes enfermedades que curar que inventamos nuevas?
- ¿… tengo que perder tanto tiempo en elegir un desodorante que no me mate de cáncer?
- ¿… un tomate debe resistir vivo después incluso de mi propia muerte?
- ¿… no te han enseñado a ser feliz?
- ¿… ese señor se afeita el bigote simétricamente?
- ¿… va un gorrión a una estación de autobuses, está mal el transporte aéreo o ha venido a buscar a alguien?
- ¿Por qué

Otra vez me he pasado de estación.

1 comentario:

  1. Me gusta! y yo tampoco te puedo responder a ninguna de esas preguntas =) y añado una más ¿por qué google me pide que demuestre que no soy un robot? ¿seré un robot?

    ResponderEliminar

Cuéntame algo