jueves, 27 de septiembre de 2012

Olivas griegas

El olivo es un árbol longevo, corto, con un tronco retorcido, no es bonito pero tiene algo que todos quieren.
Su fruto es la aceituna, es lenta, necesita un año entero para madurar.
He escogido estas de la izquierda para contar mi relato.
La historia de estas brillantes frutas comienza en Grecia. Hay una región en ese país llamada Kalamata, una población tranquila bañada por el mar Jónico.
Las de Kalamata son oscuras, carnosas y de sabor difícil pero dan un jugo mágico. Un jugo que todos quieren.
El jugo, o sea el aceite, se hace prácticamente de la misma forma desde hace mucho, pero mucho, mucho.
No solo hacen aceite los griegos, también lo hacemos los españoles, los italianos, los portugueses, sirios, tunecinos, turcos, marroquíes… hay más. Todos son lugares donde al olivo le gusta vivir, está a gusto, hace mucho sol, tanto que todo el mundo lo quiere.
No soy nada fan de las fábulas pero siempre he necesitado que me explicaran las cosas de manera sencilla, ya lo decía mi hermano "solo tienes diez minutos de concentración", y por eso quizá intento concentrar en estos escritillos temas gordos sin conseguirlo. Los más avezados ya sabéis por dónde voy, los realmente inteligentes, como mi hermano, intuís que no llegaré.
Hay dos palabras que me quitan el sueño desde hace tiempo: una es progreso, el individuo por antonomasia tiende al concepto, pero se repite mucho desde que cambiamos de Régimen, quiero decir del Antiguo al Nuevo, allá por el siglo diez y… ocho, oye, es inventar una máquina de vapor y el individuo comenzar a cagarla. La palabra se define:


progreso.
(Del lat. progressus).
1. m. Acción de ir hacia adelante.
2. m. Avance, adelanto, perfeccionamiento.

La otra es globalización y no estoy segura de que se haya llegado a una definición muy definida, valga la repugnancia.

globalización.
1. f. Acción de globalizar (integrar cosas diversas). 
2. f. Extensión del ámbito propio de instituciones sociales, políticas y jurídicas a un plano internacional. 
3. f. Difusión mundial de modos, valores o tendencias que fomenta la uniformidad de gustos y costumbres.
4. f. Econ. Proceso por el que las economías y mercados, con el desarrollo de las tecnologías de la comunicación, adquieren una dimensión mundial, de modo que dependen cada vez más de los mercados externos y menos de la acción reguladora de los gobiernos.

Soy realmente ingenua en mis razonamientos, así que seguiré con mi fábula; progreso es haber conseguido que un buen jugo de aceituna siga siendo un buen alimento, que sepamos ahora todos los beneficios que aporta y que pueda llegar a cuantos más humanos mejor, pero la globalización consigue que todo eso no sea suficiente si no se compite, si no se codicia, si no se aplasta, al menos eso es lo que parece.
En algún momento se ha oído que para conseguir el primero es necesaria la segunda, están intentando convencernos de que es así, pero ¿cuándo empezó a pesar más la segunda para que el primero no fuera suficiente?, ¿cuándo se decidió que debía tiranizarnos un concepto económico?, ¿cuándo se decidió que el olivo no debía vivir tranquilo bajo el sol y madurar lentamente sus aceitunas?, ¿cuándo se decidió que debíamos vivir como el que lo decidió?
Cada vez hay más voces que gritan que no está equilibrado, que la desigualdad es cada vez mayor y reclaman un mundo más encaminado al "Nada en exceso", que dicho sea de paso también debemos a los griegos.


2 comentarios:

  1. Srta. Jana, de provincias29 de septiembre de 2012, 21:22

    Magistral!
    A veces diez minutos son todo lo que se necesita; no por largo el discurso es más profundo.
    Ya sabes que yo tampoco tengo concentración duradera. Pero, ¿no es también "concentrar" la acción de aumentar la proporción entre los elementos disueltos y el líquido que los contiene?
    O sea, cuanto más concentrado, el caldo se vuelve más sabroso.
    Sabrosas verdades en cubitos, eso nos sirves, Eva.
    Comparto esta visión de la realidad. Y las dulceamargas -como la misma vida- aceitunas de Kalamata.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que se pasan en disertaciones y la mayor parte de las personas queremos progresar pero solo la minoría quiere globalizar a costa de esa minoría. Seguramente es un argumento muy simple pero el caldo tampoco me gusta demasiado lleno de elementos, se enturbia y no se ve la sopa.

      Eliminar

Cuéntame algo