sábado, 5 de noviembre de 2016

Verdades y mentiras de perogrullo

Hay personas que no han dicho ni una mentira en su vida y otras, sin embargo, no han dicho ni una sola verdad.
Esto no es absolutamente verdad, ni absolutamente mentira. A lo mejor solo se aplica a verdades de verdad y mentiras de verdad.
Hay personas que dicen las mentiras adornadas de tanta verdad que te fías de ellas y crees en lo que te dicen, y hay otras que no podrás creerlas nunca, ni siquiera con promesa de que todo lo que te dicen es cierto.
Hay personas que creen tanto en sus propias mentiras que, como ellas, acabas en ese lado de las cosas. Esas personas con las que compartes piel, de lo contrario acabas saliendo de su mismo lado de las cosas, puede que tarde, pero sales.
Sabiendo como sabemos estas dos grandes verdades, nos empeñamos en confiar o sencillamente en no creer.
Me han contado que hay personas que son capaces de ver en nosotros ambas realidades. Sabiendo lo que saben, ¿cómo pueden seguir confiando o viendo?
He pensado que me gustaría ese poder, esa intuición poderosa. Luego he pensado que mejor no. No es nada de otro mundo, solo hay que seguir un manual de instrucciones, porque dicen que todo se puede ver y todos podríamos.
Hay personas que no pueden decir mentiras, he pensado que me gustaría ese poder/no poder. Luego he pensado que mejor no.
Y luego he pensado que ni un poder ni otro resolvería el embrollo aquí y si incluso me importaría hacerlo, y luego, no sé, ya no he pensado más.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntame algo