viernes, 12 de octubre de 2012

O.W.

El gran Oscar Wilde… no, no, demasiado petulante, a él no le gustaría, aunque lo fuera; se le atribuye a Oscar Fingal O'Flahertie Wills Wilde la siguiente: "La imaginación es una cualidad que se le ha concedido al hombre para compensarlo por lo que no es, mientras que el sentido del humor le ha sido dado para consolarlo por lo que es".
Todos tenemos la primera, viene al nacer, puede ser que la educación/represión nos la cape, o puede que nos ayuden a desarrollarla, pero el segundo no, implica inteligencia… algunos no encontrarán concuelo… y tampoco pasará nada porque no se darán ni cuenta.
No le había mencionado y eso que le debo el subtítulo del Nido:  
"Life is far too important a thing ever to talk seriously about", otra buena frase, un faro  
¡ 
y un grillete. 
¿Por qué? Un faro porque me guía, me ayuda a quitar hierro al contar el día a día y un grillete porque me reprime, porque me obliga a pensar más y me da la vuelta a mí misma. Quiero llegar al fondo sin que se note y provocar la sonrisa al mismo tiempo. Wilde no lo querría así, querría libertad, querría que consiguiese el equilibrio entre lo ácido y lo dulce, el caso es que siempre he preferido la naranja a la pera. 
Él cocía imaginación con sentido del humor y la esencia resultante tenía toques ácidos y punzantes pero resultaba ligera al olfato del lector. 
Teniendo el faro/grillete me siento segura, no me comprometo demasiado, el texto es corto, hace cierta gracia o incita a la mueca, y planea por la verdad sin entrar demasiado en ella. El medio también ayuda, a Wilde le hubiera gustado, o eso creo, obliga a contar algo en una sola pantalla (así dicen que es mejor), con lo cual debes intentar resumir tus ideas al máximo y al final pasas de puntillas por ellas. 
Seguiremos ejercitando ambas cualidades y aprendiendo a combinarlas, no puedo defraudarle y… ¿por qué no? también seguiremos escribiendo trivialmente que también lo querría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntame algo