domingo, 27 de noviembre de 2011

Pezqueño

Quizás depilarse, exfoliarse, estirarse, tatuarse… no eran suficientes agresiones a una misma, nunca estás del todo suave y lisa, una de las últimas modas del despioje humano es ese pequeñísimo pececillo que siente debilidad por tus células muertas.
Se llama Chinchin yu y te mordisquea el callo y la dureza, parece insaciable y muy amigable. Te sumerges en el agua y un banco de diminutos come pieles viene a mordisquearte y se come todo lo que te raspas, lijas y cortas cada dos por tres.
Es una práctica cada vez más extendida en spas y templos de la extirpación, seguro que hasta algún avispado ya inventó el timo. No todo pez pequeño es tu nuevo amigo callista y yo no puedo dejar de pensar, ¿y si le das un pie y te toma hasta la mano?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntame algo