domingo, 22 de mayo de 2011

"People have the power"

Siempre he sido obediente, me lo piden y yo reflexiono: casi no hago otra cosa desde noviembre de 2008, esa fue la primera intentona (los hechos no son relevantes); una segunda llegó el día que acabé de leer un libro En defensa del decrecimiento. Sobre capitalismo, crisis y barbarie, de Carlos Taibo; la tercera, el domingo 15, y bueno no he parado desde entonces.
Parte de los puntos que se desarrollan en el ensayo los hemos oído estos días, en boca del propio Taibo, de José Luis Sampedro y de la plataforma (DRY) que ha hecho que dejemos de indignarnos en casa y salgamos a compartirlo (los signos de que has de tomar la calle son distintos dependiendo de la persona, notas una sensación de fraude y mediocridad, se empieza a hablar con la tele, etc.).
Los puntos ya están escritos, se pueden leer, analizar, destripar como se viene haciendo toda la semana.
Una semana… debo escoger muy bien los adjetivos porque las emociones son inmensas; reivindicativa, necesaria, pacífica, ordenada, ejemplar, emocionante.
Cuando alguien alza la voz contra la injusticia, la desproporción, siempre hay alguien al otro lado que dice que eres un utópico (como si eso fuera malo), creo que es peor ser un conformista ("porque no se puede hacer otra cosa").

utopía.
(Del gr. οὐ, no, y τόπος, lugar: lugar que no existe).
1. f. Plan, proyecto, doctrina o sistema deseable que parece de muy difícil realización.

Tenemos el poder de cambiar las cosas, lo tenemos precisamente porque estamos en una democracia, porque eso es lo que significa la manoseada palabrita, es nuestra obligación, si algo no funciona, hay que arreglarlo.
Creo que la utopía, el sueño, se necesitan y esta semana he vuelto a soñar "cosas imposibles antes del desayuno".

To be continued…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntame algo