domingo, 3 de julio de 2011

Graffiti, sí. Pis, no

Con estos calores una no piensa mucho pero hay otros sentidos que están muy alerta, no abundaré, tened paciencia y comprenderéis.
Con frecuencia se confunde el hambre con las ganas de comer. De vez en cuando al arte lo llaman vandalismo. Sin embargo, la incontinencia contagiosa, de ser un problema, se consideraría, higiénico.
Parece que la "pintada" y el orín son dos actividades destacadas en mi barrio, hasta que la segunda no sea considerada manifestación artística propiamente urbana, creo que la primera no debería apellidarse como violenta.
Hago un llamamiento para todos esos incontinentes urbanos, parad la contaminación, hacednos la vida más fácil. La parte de arriba de la pared me hace un poco más feliz, la de abajo…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntame algo